Muy de tarde en tarde, cuando voy al supermercado, me traigo algo que no he probado antes. Hace varias semanas les tocó el turno a las tortillas mexicanas de maíz. Pensaba hacer minitacos o minifajitas, pero cuando las calenté, como hago con las de trigo, se quedaban más o menos igual que al sacarlas del paquete: chiclosas y como la suela de un zapato.

Pensando, pensando, leí en algún sitio que se pueden tostas más y quedan más bien crujientes, así que me pareció una buena base para hacer minipizzas. Para hacer las minipizzas crudiveganas normalmente hace la masa y la cuece en un deshidratador. Las minipizzas crudiveganas son un delicioso plato apto para dietas veganas.

Las dos recetas básicas de las minipizzas son la salsa de tomate y el “queso”. Luego ya podéis añadirle lo que os dé la gana por encima, o quitar el “queso” como hice en el caso de las de tomate y guacamole. Ambas son recetas muy sencillas pero muy ricas. .

Receta para minipizzas crudiveganas

Para la salsa de tomate:

Ingredientes: 

– Un paquete de tomates deshidratados (el que yo usé era de 85gr aprox.)
– 1 tomate mediano
– Aceite de oliva
– 2 dátiles sin hueso (dependiendo de la potencia de vuestra batidora/picadora, puede ser necesario remojarlos también).
– Orégano y/o albahaca secos
– Sal
– Agua

Preparación:

1. Dejar en agua caliente los tomates deshidratados durante unos 20 minutos.

2. Poner todos los ingredientes secos en la picadora/batidora, echar un chorrito de aceite y otro de agua y empezar a batir hasta formar una pasta sin tropezones. El agua y el aceite hay que ir añadiéndolos según los vayamos necesitando. Además, hay que rectificar la sal y las especias hasta conseguir un sabor que nos resulte agradable. Tened en cuenta que el resultado final va a ser una salsa con un sabor intenso a tomate, llegando a tener un cierto amargor (luego no se nota cuando le ponemos el queso o el guacamole).

Salsa de queso de anacardos:

Ingredientes:

– 1 taza de anacardos (crudos, sin sal) en remojo (una hora está bien; no hay que tirar el agua, ya que la utilizaremos después).

– 1 cucharada de levadura nutricional

– 1 cucharada de aceite de oliva

– 1 diente de ajo

– Zumo de 1 limón

– 1/2 cucharadita de sal

– Orégano al gusto

Preparación: 

1. Escurrir los anacardos, reservando el agua.

2. Poner todos los ingredientes en una picadora/batidora e ir agregando cucharaditas de agua hasta conseguir la consistencia deseada. Rectificar de orégano y sal.